Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


10 agosto, 2010

Método de LANCASTER

Método BELL-lancaster
Historia de la Educación, Ficha de cátedra.
KW: Método, sistema o movimiento monitorial, mutuo, utilitarismo pedagógico, Lancaster-Bell
En la Inglaterra en vías de industrialización, a fines del siglo XVIII, la educación secundaria se impartía en antiguas instituciones privadas o bien era atendida por las iglesias o por ciudadanos particulares y, en general, suministraba una sólida formación, tanto a la clase media como a la dirigente. Pero la educación primaria reservada al pueblo padecía un grave abandono. En tales circunstancias, nacieron y se afirman los métodos de enseñanza mediada por estudiantes avanzados o monitores, tales como los de Bell y Lancaster.
Se suele afirmar que Bell y Lancaster inventaron el sistema monitorial o mutuo de enseñanza con independencia uno de otro y en forma casi contemporánea. Sin embargo, quien primero aplica el método fue el escocés Andrew Bell (1753-1832). Graduado en matemáticas y Filosofía natural, ministro de la Iglesia de Inglaterra (anglicana), capellán del ejército en la India, Bell será superintendente del asilo de Huérfanos para los hijos de soldados cerca de Madras (J. Simkin).
Los maestros del Asilo estaban mal pagos y eran de pobre calidad, de manera que Bell recurre a alumnos algo más avanzados para hacer parte del trabajo. Se dice que la inspiración la tomó de experiencias que él observó en la India ¿Es posible que se haya tratado de un remanente de los decuriones jesuíticos? ¿Si se trata de vestigios de la enseñanza jesuítica, los habría conocido en las escuelas indígenas de la India? (Dussel & Caruso 101) Así también lo cree el educador Jesualdo, quien lo califica de ‘vieja novedad’.
Bell seleccionó un niño de 8 años a quien le enseñó el alfabeto escribiendo en la arena. Cuando el sistema se consolidó, cada alumno tenía sobre el pupitre un recipiente rectangular conteniendo arena sobre el cual escribían y podían borrar fácilmente alisando con una vara o regla. Posiblemente las razones fueron tanto de índole didáctica (facilidad de escritura al usar los dedos y de corrección o borrado) como económicas (costo mínimo).
El recurso de escribir en la arena no debía ser raro en la época.
En los Evangelios se menciona que Jesús escribía en la arena. Sabemos que no se conserva ningún texto escrito por Jesús, de manera que esta aseveración parece plausible. Por ejemplo, cuando se trata de condenar a una prostituta:
Jesús se levantó, y les dijo, " El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella." (la v. 7). Entonces Jesús otra vez " se inclinó, y escribió sobre la tierra " (Juan 8:1-11) http://www.abideinchrist.org/es/jn8v1es.html (la v. 8).
Volviendo al método que estamos considerando, el niño enseñaría a otros el alfabeto aprendido. Debido a que el experimento fue exitoso,  Bell tomó otros niños a los cuales preparó para enseñar. Bell le dio el nombre de instrucción mutua. De regreso en Inglaterra publica en 1796 “An Experiment in Education” un pequeño texto contando la experiencia de Madras. Pocos años después el método comenzó a usarse en algunas escuelas.
La enseñanza a través de pares tuvo un impulso con Joseph Lancaster, un joven maestro de la escuela Borough de Londres, quien lo hizo aún más masivo en enormes aulas donde podía instruir hasta 1000 alumnos en forma casi simultánea y potencialmente con un solo maestro (Dussel & Caruso 101) . Lancaster fue quien le dio el nombre de sistema monitorial que parece más adecuado que el de mutuo, si se analizan los roles diferenciados de los alumnos que colaboran en la enseñanza, que son asimétricos en relación al resto. Nuevamente hay discrepancias sobre si Lancaster simplemente modificó el método de Bell o tuvo una inspiración propia; lo cierto es que ambos se conocieron, que la primacía corresponde a la experiencia de Madras, pero que el gran difusor del sistema en América fue Lancaster, quien lo impulsó personalmente. De hecho, el sistema es conocido por su nombre más que por el de Bell. Por otra parte, existieron diferencias entre ambos enfoques que en general persistieron, en cuanto ellos no realizaron el intento de unificarlo, y sus escritos son individuales, cada uno describiendo sus propios hallazgos. De modo que quizás sea pertinente hablar del sistema con el nombre de quien lo difundió en nuestro medio.
Por otra parte, es frecuente encontrar literatura que lo designa como ‘método’, como ‘sistema’ e incluso como ‘movimiento’. Debemos considerar que el primer concepto se aplica bastante bien a lo que sucede dentro del aula, mientras que sistema parece referirse a la organización escolar que nace y se desarrolla a partir del método. En cuanto a movimiento es una palabra aún más abarcativa, y creo entender que es justificadamente usada cuando se trata de explicar la difusión del método y del sistema apoyado en razones sociales, políticas y religiosas, como pudieron ser la alfabetización de los desposeídos, la independencia de todo el continente americano, la disputa entre el anglicanismo y otros credos.

El método de Lancaster
Los alumnos más avanzados se desempeñaban como instructores (monitores) de sus compañeros, siendo supervisados por los preceptores. Así se pensaba que cada maestro podría manejar hasta 1000 alumnos, con un costo muy bajo y (hoy diríamos) una accesibilidad grande. Había un sistema de premios y castigos.
Los alumnos ‘avanzados’ (que en realidad pueden tener una formación muy sumaria), denominados ‘monitores’ enseñan a sus compañeros los conocimientos adquiridos anteriormente. Sólo los monitores precisan comunicarse con un único maestro y así queda conformada una estructura piramidal que permite tener muchos alumnos en la base, los monitores sosteniendo la franja intermedia y el maestro único en la cúspide, controlando la totalidad del proceso de enseñanza-aprendizaje.
El método procedía en forma ordenada y reglamentada por una serie de pasos para enseñar a leer, escribir y contar. Se disponía de una serie de carteles o figuras impresas que marcaban los pasos a cumplir por todos y cada uno de ellos; una vez que se aprendía y memorizaba la primera, se podía pasar a la segunda, y así sucesivamente. Los pasos del método correspondían a las clases en que se organizaba el aula. El aprendizaje de estos pasos se evaluaba en forma individual. A pesar de la aparente liberalidad del método, en realidad existían controles individualizados por parte de los monitores y además se destacaba el aprendizaje reglado y memorístico.

Difusión del método y lucha religiosa (Dussel & Caruso, pp 100)
Lancaster fue un cuáquero (una variante de los protestantes) y su abordaje fue adoptado por otros maestros no conformistas. Lancaster era tolerante en materia religiosa y permitía que concurrieran alumnos de otros credos. Algunos miembros de la Iglesia anglicana estaban preocupados por este desarrollo, arguyendo que éste podría aumentar el no conformismo en Inglaterra. La respuesta fue del propio Bell, quien urge a su Iglesia a adoptar su método, seguramente defendiendo la idea de que así se podría quitar sustento a Lancaster. Bell crea la National Society for Promoting the Education of the Poor in the Principles of the Established Church que tiene un crecimiento importante, de modo que cuando su creador muere, en 1832, la Sociedad había alcanzado las 12.000 escuelas en Gran Bretaña. Lancaster, logra el apoyo de autoridades seculares y sociedades como la British and Foreign School Society.  
Bell daba mayor importancia a la enseñanza moral y religiosa anglicana, mientras Lancaster acogía niños de cualquier religión preocupándose sobre todo de enseñarles nociones más prácticas. Lancaster se encontró con la oposición de la Iglesia Anglicana, pero obtuvo apoyo de la Corte. El sistema lancasteriano fue aplicado en numerosas escuelas, en las cuales recibían enseñanza más de 30.000 alumnos, pero fracasó en la enseñanza superior. Emigra a América donde introduce su sistema; se fundaron numerosas escuelas en América Latina y EEUU, donde el método fue asociado casi exclusivamente con su nombre y con el que se marcó una época en educación. El sistema se implementó desde EEUU y México hasta el cono Sur (Argentina, Chile, Uruguay de Artigas), desde la Venezuela de Bolívar hasta Cuba. 
Un interesante artículo ilustra sobre la evolución de las ideas pedagógicas en Cuba y los avatares del método de Bell-Lancaster, incluyendo las concepciones de José Martí http://www.hottopos.com/vdletras4/olga.htm
El método se basaba en un esquema utilitarista. Nada se complementó mejor con la tendencia hacia el utilitarismo presente en la colonia que la aparición del método. Recordemos brevemente que la introducción del método en nuestras latitudes se debió a Rivadavia, él mismo un utilitarista identificado con las ideas de Bentham.
Entre las alternativas diferentes al método global de la escuela prusiana (en definitiva el creado por Comenius y usado por los protestantes), el método monitorial fue probablemente el de más espectacular desarrollo y, en pocos años, se había convertido en el preferido de los incipientes sistemas educativos nacionales.
En el marco de una revolución industrial y de la transformación política de Europa y América, el método parecía ventajoso respecto al global, porque era posible alfabetizar a muchos niños en poco tiempo y a un costo menor. Lancaster destacaba que podía realizar en 2 años la misma obra que a una escuela global le insumía 7 años, y que podía ahorrar el 60% del presupuesto.
Había controversias. Por una parte quienes pensaban que la educación podría contribuir al orden social, mientras que otros pensaban que cuanto mayor la escolarización, mayores serían los reclamos de movilidad social. No faltó quien sospechara la intervención del propio diablo, como aquel inglés que creía que sólo así podía exlicarse la rapidez del aprendizaje de los niños. Dussel & Caruso proponen la discusión de textos con ambas posiciones.
Aceptado y propagado por Rivadavia en Bs. As., O’ Higgins en Chile, San Martín en Perú, Bolívar en el Norte de Sudamérica, escuela oficial de México desde 1823, también se convirtió en el método privilegiado de enseñanza popular. En EEUU fue adoptado como método oficial de enseñanza entre 1820 y 1840.  Su propagación fue el resultado de la acción de sociedades (particularmente la British and Foreign School Society) que financiaban las escuelas, enviaban representantes y conseguían imponerla como pedagogía de Estado.
Había controversias políticas y religiosas detrás de la implementación del método. Lancaster contaba con el apoyo del Rey y de algunos nobles, pero era resistido por la Iglesia anglicana que apoyaba la tendencia más moralizante y religiosa de Bell, y que lanzó violentas campañas en contra de Lancaster. Bell era anglicano –Iglesia oficial Inglesa- mientras que Lancaster era disidente. Considerado un liberal, Lancaster tuvo que emigrar a los EEUU, y luego vivió durante algún tiempo en Caracas, contratado por Bolívar (Narodowski 1995: 141).  Pero la difusión del método en América también estuvo mediada por la disputa entre el protestantismo y el catolicismo. James Thompson, enviado de la British and Foreign School Society, escribía en sus informes los progresos en la venta de Biblias protestantes, junto con el avance del método. Al parecer, lograron el apoyo de la Corona británica con el argumento de que la expansión de su causa ganaría  adeptos al imperio inglés, al difundir su cultura y su religión.
Tanto Bell como Lancaster publican sendos libros sobre el método, siendo el del primero antecesor en varios años. Estos textos están hoy disponibles en Internet (V: Bibliografía). Bell enfatizaba en la constante supervisión de los maestros y el orden escolar y social, enseñando a cada uno lo estrictamente necesario: por ejemplo lectura pero no escritura. Lancaster, hizo hincapié sobre los logros individuales y diseñó un sistema de castigos y recompensas que estimulaba la superación individual.

En América (O.F. Urquiza pp 67)
Hemos visto que Lancaster había emigrado introduciendo su método en EEUU. El impacto del sistema había llegado hasta Rusia, donde también se incorporó. Los diarios de Buenos Aires comenzaron a publicar informes laudatorios sobre el método, antes de que éste fuera traído a la Argentina. Habían adquirido fama por “la brevedad y perfección con que los niños aprenden según este nuevo método a leer, escribir y las mejoras que se observan en sus potencias y conductas”.
El escollo más importante para la enseñanza en muchos países era la escasez de maestros. “El Censor” publica un artículo sobre el método, quizás escrito por Camilo Henríquez. Para la correcta aplicación del método se aconsejaba que la educación primaria debía durar tres años, cada uno en aulas separadas. En la primera, los niños aprendían lo más elemental; en la segunda aquellos que escribían y leían adquirían ideas morales, en la tercera, aritmética, geometría y física. Con este método el maestro podía atender varias clases simultáneamente.
El maestro no podía estar a un mismo tiempo en las tres clases, pero podía desplazarse, dejando a un niño más adelantado, ‘juicioso y serio’. El niño haría mantener el silencio y la aplicación al trabajo, y cuando ya fuera posible ayudaría en la instrucción.
Si bien el impulso oficial lo recibió a partir de Rivadavia en Buenos Aires, mucho antes en una pequeña villa de Entre Ríos funcionó la primera escuela de este tipo en Sudamérica  pág 72.  Se trató de la Villa de Concepción del Uruguay, donde el emigrado chileno Solano García instaló una escuela en donde aplicó el método.
Poco después vendría el gobierno de Martín Rodríguez con Rivadavia como ninistro, con lo que el sistema se consolida.
En 1818 llega a Bs As James Thompson, enviado por la entidad fundada por Lancaster. El Cabildo designa a Diego Thompson para poner en funcionamiento el método. Al año siguiente el Cabildo de Bs As lo implanta en la ciudad. En 1822 Rivadavia lo declaró obligatorio en las escuelas públicas y privadas.
Para Narodowsky la alternativa es mucho más que un método de instrucción (mutuo).
“Por nuestra parte intentamos demostrar que esta nueva etapa contiene mucho más que una mera renovación en el método didáctico: se trata de una postura que revolucionará la percepción … de la institución escolar moderna” (135).
Según Narodowsky: “Lo que se pretende es abarcar la enseñanza mutua ‘como un movimiento teórico de vastas proporciones en el que las diferencias entre autores y posturas no pueden dejar de existir en una referencia a un tronco común” (pp 135 llamada al pie).
Artigas quiso traer a Uruguay el método de Lancaster, “uno de los más avanzados de Europa” 49 Se desdibujaba la relación educativa tradicional y se introducía una concepción moderna, coherente con la lógica de la naciente sociedad industrial. Simón Rodríguez, que había viajado mucho y enseñando hasta en una escuelita de Rusia, criticaba el método duramente porque pretendía instruir con finalidades económicas a demasiados chicos a la vez. Artigas cometía una osadía al intentar experimentarlo en una escuelita de concepción del Uruguay. “No está claro si se llegó a usar en tiempos de Artigas, pero quedó instalada su posibilidad en la imaginación de los educadores progresistas de la época. (Puiggrós 2003: 49)
  
Bibliografía

BELL, Andrew (1807): “An analysis of the experiment in education, made at Egmore, near Madras”. Comprising a System, alike fitted to reduce the expense of Tuition, abridge the labour of the Master, and expedite the progress of the Scholar; and suggesting a Scheme for the better administration of the Poor-laws, by converting schools for the lower orders of youth into schools of Industry”. London: T. Bensley, Bolt Court, Fleet Street, for Cadell and Davies, in the strand (3rd edition). Versión completa digitalizada por Googgle Books en: http://books.google.com/books?id=eO9Prv4mOGkC&hl=es&pg=PR1#v=onepage&q&f=false  (Recup 9.8.2010)
DUSSEL, Inés & CARUSSO, Marcelo (1999): La invención del aula. Una genealogía de las formas de enseñar. Buenos Aires: Santillana (reimpresión 2003), cap 3, pp 100-115
LANCASTER. Biografía: puede encontrarse en http://www.angelfire.com/linux/tic/biografia.shtml
NEWLAND, Carlos (1992): El período unitario (1821-1827). El método lancasteriano. En: Buenos Aires no es la Pampa. La educación elemental porteña 1820-1860, Bs. As.: GEL
NARODOWSKI, Mariano (1994): “La escuela enseña por sí misma” en: Infancia y poder. La conformación de la pedagogía materna, Bs.As.: Aique (capitulo 4: 133-165). El capitulo está íntegramente dedicado al método, integrándolo junto con otros en una pedagogía más amplia y estudiando sus relaciones con otros movimientos. Bell escribió en la entrada de su escuela en Madras “The school teaches itself”.
PAINTER, F.V.N. (1911): Historia de la Pedagogía, Madrid: Daniel Jorro Editor (Orig.: 1886, Salem, Virginia.
Puiggrós (2003). Qué pasó en la educación argentina. Breve historia desde la conquista hasta el presente. Bs. As. : Galerna
SAETTLER, L. Paul (2004): The evolution of American educational technology. Recuperado 9.8.2010 en http://books.google.com.ar/books?id=s1ThX561Z58C&lpg=PA34&ots=yF_wlOoxSi&dq=lancasterian%20method%20school&hl=en&pg=PA33#v=onepage&q=lancasterian%20method%20school&f=false  (vista parcial) (Se refiere a la difusión del sistema lancasteriano en USA en pág 33)
Simkin, John ():  Spartacus educational   http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/EDbell.htm
VVAA: The Lancasterian Monitorial System of Education Recup 9.8.2010 de: http://www.constitution.org/lanc/monitorial.htm Este sitio contiene numerosos artículos sobre el sistema lancasteriano, incluídos textos originales de Lancaster.
URQUIZA ALMANDOZ, O. F. (1972): La cultura de Buenos Aires a través de su prensa periódica 1810-1820. Bs.As.: EUDEBA (resumen: JCP) Cap II (Primera parte) (29-76)

No hay comentarios.: