Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


31 mayo, 2010

EL PENSAMIENTO MODERNO. Humanistas: Bruni, Paracelso

En esta entrada damos algunos de los caracteres de los humanistas del Renacimiento. Es complementario del texto de Villoro que se publica en otra entrada de este blog (# 298).

Leonardo Bruni(1369-1444). Aunque nacido en Arezzo (Toscana) fue canciller en Florencia. Se lo ha sindicado como uno de quienes complotaron contra Cosme de Medici. Su obra “Historia de la gente florentina” se ha considerado el primer libro moderno de Historia. Fue el primero en distinguir los tres períodos que ahora conocemos: Edad Antigua, Media y Moderna, secularizando de hecho la historia. Fue quien introdujo la frase “Estudios humanísticos” studia humanitatis, significando el estudio de las obras o el esfuerzo humano, distinto de la teología y la metafísica, y es de allí de donde proviene el término humanistas.
Leonardo Bruni concibe la historia como lucha por la libertad y la independencia. La fuente de la vitalidad de Florencia es ésa. Y no los grandes personajes, sino el pueblo, con el desarrollo de la virtù florentina que hizo que el pueblo edificara su Estado. 

PROGRAMA EDUCATIVO DEL HUMANISMO
Leonardo Bruni elaboró un programa educativo llamado Studia Humanitatis –derivado de la Paideia griega- y que constaba de cinco disciplinas que, más que constituir un fin en sí mismas, servían de vehículo para la educación de la personalidad, el desarrollo de la libertad y la creatividad. Se inculcaba el iuvat vivere -vivir es hermoso- y, sobre todo, reflejando la tan admirada época clásica, el cultivo de la virtus romana, concepto realmente clave dentro del movimiento humanista. Tales disciplinas eran la gramática, la retórica, la poesía, la historia y la filosofía moral, cada una representando valores clave. La retórica y la gramática eran las más importantes (F. Rodríguez)

Fig.: Leonardo Bruni (Wikipedia)


Paracelso. (1493-1541). Mineralogista y alquimista, médico y astrólogo. Se creía que había logrado la transmutación del plomo en oro mediante procedimientos alquimistas y por haberle dado al zinc su nombre. Estaba contra la idea que entonces tenían los médicos de que la cirugía era una actividad marginal relegada a los barberos. Sus investigaciones se volcaron sobre todo en el campo de la mineralogía y la alquimia. Produjo medicamentos con la ayuda de los minerales para destinarlos a la lucha del cuerpo contra la enfermedad. Realizó aportes a la medicina moderna, tanto en su aspecto descriptivo como terapéutico, usando para ello sustancias como el azufre y el mercurio. Precursor de la homeopatía, consideraba que «lo parejo cura lo parejo» y en esa teoría fundamentaba la fabricación de sus medicinas. Le interesaba el orden cósmico, que encontró en la tradición astrológica. Fiel a la concepción del hombre como microcosmos, puso el firmamento en el cuerpo del hombre y lo designó como Astrum o Sydus. Fue para él un cielo corporal (‘endosomático’) cuyo curso estelar no coincide con el cielo astronómico, sino con la constelación individual que comienza con el «Ascendente» u horóscopo.