Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


13 mayo, 2009

LOS FRANCOS


LOS FRANCOS 

En esta breve exposición, pretendemos ubicarnos en el poblamiento de Francia, para entender las condiciones de surgimiento de la dinastía carolingia, protagonista de uno de los hechos más significativos de la Edad Media: el llamado Renacimiento Carolingio, irradiado políticamente al resto de Europa a través de la conquista militar y religiosa – Sacro Imperio Romano Germánico – que llevaría a Europa a concebirse por primera vez en la historia como una gran Nación.

En la actualidad el nombre de francos parece remitir casi directamente a los franceses. Sin embargo, los francos llegaron bastante tarde a conquistar lo que e

s Francia, siendo precedidos por los celtas (galos) los griegos, los romanos, los godos. También el territorio fue asiento o lugar de paso para otros pueblos, incluyendo los normandos que venían del Norte de Europa y que hoy son recordados en una zona de Francia famosa por el desembarco de los aliados en la II Guerra Mundial. Esto para no mencionar el aporte de africanos o asiáticos a partir de la política colonialista de la misma Francia, y que hoy invierte el sentido de las migraciones en forma centrípeta. Por lo tanto, la identificación de francos = franceses es, por lo menos, engañosa y parcial. Además, los francos no son originarios de Francia, ni sus dominios se limitaron a esta región. Es más correcto considerarlos un pueblo ‘primitivo’ del cual hoy quedan sus descendientes que han sufrido numerosos entrecruzamientos con otros pueblos. En otras palabras, hoy no hay ‘francos’ sino franceses, belgas u holandeses,

 que tienen una parte variable de genes que provienen de aquella tribu germánica primitiva, haciéndose más cosmopolitas de generación en generación.

 

Los francos fueron un pueblo de lengua germánica, originarios de Renania, la zona vecina al Rhin (Rhenus en latín, Rheinland en alemán), correspondiendo a los actuales Países Bajos y Oeste de Alemania. Sin embargo, se desconocen sus orígenes más remotos, pues ingresan en la historia al final de la Edad Antigua. Quizás el pueblo franco podría haber surgido de la unificación de grupos germánicos anteriores más pequeños, que habitaban el valle del Rhin y territorios adyacentes. La palabra franco significa ‘libre’ en su propio lenguaje. Esta libertad

 excluía a las mujeres y a los esclavos. Mucho de lo que conocemos de los francos se debe al historiador religioso Gregorio de Tours.

A través de expansiones logran establecer un duradero reino en la Galia, en la zona que abarca la mayor parte de la actual Francia, así como la región de Franconia en Alemania. El reino franco sufre sucesivas segregaciones y distribuciones, dado que los francos dividían la propiedad entre los hijos supervivientes, concibiendo el reino como una propiedad privada. Su bajo nivel de alfabetización hace que se conserven muy pocos documentos escritos. En Alemania hay muchos nombres que recuerdan a los francos; en la ciudad de Francfort del Meno vivió mucho tiempo el emperador Carlomagno.

Hacia el año 250, un grupo de francos, aprovechándose de la debilidad del Imperio Romano, llegó hasta Hispania y ocupó Tarragona durante una década, pero finalmente fueron expulsados. Pero a través de los años los francos siguen hostigando y tomando transitoriamente el control de algunas regiones de Galia, incluso llegando a controlar vías fluviales del Rhin. Los romanos los sofocaron, pero no expulsaron a los francos. Roma les concedió una parte considerable de la Galia Bélgica, momento a partir del cual pasaron a ser foederati del Imperio Romano, proveyendo tropas a las fuerzas romanas que protegían el limes. Los pueblos francos, como otros germanos, comenzaron a formar parte del imperio romano, asentados en la frontera norte, en una zona que comprendía Bélgica y norte de Francia; todavía hoy, en Flandes (Bélgica) se habla flamenco, similar al Holandés, ambos de origen germánico. Los francos se convirtieron en el primer pueblo germánico que se asentó de manera permanente dentro del territorio

 romano. 

A pesar de ser aliados, los francos aprovecharon la decadencia de la autoridad romana, para extenderse al sur, de manera que fueron conquistando gradualmente la mayor parte de la Galia romana. Luego de atravesar el río Loira hacia el sur desalojan a los romanos y hacia el este hacia la Aquitania visigoda, terminando por expulsar a los godos. De este modo, poco después del año 500, los francos dominaban casi todo el territorio de la actual Francia.

Con posterioridad establecieron un duradero reino en una zona que abarca la mayor parte de la actual Francia, así como la región de Franconia en Alemania. Uno de los primeros reyes parece haber sido Meroveo (Merovech) epónimo de la dinastía. Meroveo fue sucedido en el trono por Childerico I, en cuya tumba se encontró un anillo que lo identificaba como rey de los francos.

Su hijo, Clodoveo I, comenzó una política de expansión de su autoridad sobre las otras tribus francas y de ampliación de su territorio al sur y oeste de la Galia. Así, comenzó una campaña militar con la intención de consolidar los varios reinos francos en la Galia y Renania, dentro de la cual se enmarca la derrota de los romanos en 486, con lo cual se pone fin al control romano en la región de París. Es interesante tener en cuenta la fecha, pues 10 años antes Roma misma había sido ocupada por los bárbaros, dando comienzo a lo que se llama la Edad Media.

En 507 los francos triunfan en Vouillé sobre los visigodos, expandiendo su reino hacia el Este hasta los Pirineos, es decir hasta aproximadamente el límite que hoy separa Francia de España.

Bautismo de Clodoveo I. (Figura tomada de Wikipedia)

La conversión de Clodoveo al cristianismo, tras su matrimonio con la princesa católica burgundia Clotilde en 493, pudo haber ayudado a acercarle al Papa y a otros soberanos cristianos ortodoxos. La conversión de Clodoveo supuso la conversión del resto de francos. Al profesar la misma fe que sus vecinos católicos, los recientemente cristianizados francos encontraron mucho más fácilmente la aceptación por parte de la población local galo-romana que otras tribus. De esta forma, los merovingios consolidan su dinastía y dieron lugar a la dinastía de reyes más estable de Occidente.

Hay tradiciones que relacionan a los merovingios con la presunta descendencia de Jesús con María Magdalena, lo cual es una mera especulación pero ha ganado mucha prensa. Es uno de los argumentos que se expone en el Código Da Vinci.

En cada reino franco, el mayordomo de palacio ejercía las funciones de jefe de Estado, en particular con reyes menores de edad, situación frecuente por muerte de los herederos mayores. A comienzos del siglo VIII, esto había permitido a los mayordomos austrasios consolidar el poder de su propio linaje, lo cual llevó a la fundación de una nueva dinastía: la carolingia.

Puesto que el reinado franco mantuvo el dominio sobre Europa occidental durante siglos, existen muchos términos derivados de «franco» usados en Europa oriental y en Oriente como sinónimo de cristiano romano. Durante las cruzadas, dirigidas principalmente por nobles de la Francia septentrional que aseguraban ser descendientes de Carlomagno, tanto los musulmanes como los cristianos utilizaban este término para referirse a los cruzados: «los francos» independientemente de su país de origen.

Glosario

Austrasios. Reino del Este de la Galia, cuyos súbitos sirvieron como mayordomos o ministros de los reyes merovingos.

Burgundios. tribu germánica originaria de Escandinavia, que a partir del año 200 iniciaron una emigración masiva hacia Europa central. Luego tribus burgundias se instalaron en la Galia, a orillas del Rhin, entre los francos y los ‘alamanes’ (otra tribu germánica). A principios del siglo V se instalaron pacíficamente en la zona de Provenza, en un área entre las actuales Suiza, Francia e Italia, que por ellos acabaría tomando el nombre de Burgundia – la actual Borgoña). Los francos derrotaron al último de los reyes burgundios, y se anexionaron su territorio. Sus leyendas y sagas son la base del Cantar de los Nibelungos. Como muchas tribus germánicas, se convirtieron al arrianismo, aunque los católicos logran la hegemonía tras la conversión del rey.

Foederati (sing. foederatus) (Federados o socios) Durante República Romana se llamaba así a cualquier tribu que hubiese suscrito a un tratado (foedus), por la cual adquirían un status distinto a una colonia, pero tampoco se le concedía la ciudadanía romana (civitas), pero proporcionaría un contingente de soldados cuando hubiera problemas. Se consideraba a los latini aliados de sangre de los romanos, pero el resto eran federados o socii merced a un tratado solemne y vinculante de asistencia mutua a perpetuidad entre Roma y otra nación o tribu.

Gregorio de Tours, Georgius. Georgius Florentius Gregorius, es decir, Jorge Florencio Gregorio (538 †594) fue obispo de Tours, historiador de la iglesia, de los francos y de Auvernia. Gregorio pertenecía a una prestigiosa e influyente familia galo-romana de rango senatorial, cuyos miembros sirvieron anteriormente a los emperadores romanos y servían ahora a los reyes francos.  Gregorio pasó toda su vida sirviendo a los reyes merovingios. 

Merovingio. La primera dinastía de los francos que gobernaron a Francia durante siglos. Fueron reemplazados por la dinastía carolingia, a partir de Carlomagno.

Bibliografía y material audiovisual.

Wikipedia: Recuperado 11.5.2009 en sitio: http://es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_franco

Cagigal Carlos, Ros Alfredo (2005): El grial secreto de los merovingios: La supervivencia de la sangre Real. Ediciones Nowtilus S.L., (248 páginas)

JOHNSON, Paul (2006): Historia del cristianismo. México: Publicado por Ediciones B -  (741 páginas). Versión on – Line en Biblioteca Google: http://books.google.com.ar/books?id=P2LR4-y-PgIC&pg=PT1&lpg=PT1&dq=JOHNSON,+Paul+(2006):+Historia+del+cristianismo&source=bl&ots=Ws-XvMvZH3&sig=uCdW-X2rfa6BCP0ObaqZaAPjsJw&hl=es&ei=ea0JSoeGOePelQeJ-PnXCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=8#PPA683,M1

Levi, Álvaro & Bordas Luis (1850): “Nuevos elementos de historia general: redactados bajo un plan enteramente nuevo”. Imprenta y Librería de la Sra. Viuda é Hijos de Mayol, Procedente de Biblioteca de Catalunya, Digitalizado el 23 Ene 2009, (404 páginas)

MOMMSEN, Teodoro (1960): Historia de Roma. Buenos Aires: Joaquín Gil editor (884 páginas). Esta obra clásica del autor alemán, ganador del premio Nobel en 1902, es un clásico de la Historia que, a pesar de haber sido escrito hace más de 100 años, conserva valor documental. Aún las referencias a T. Mommsen son predominantes en nuestros días, por ejemplo en Internet. Además de los pueblos de Italia el autor trata exhaustivamente aquéllos que estuvieron en relación de vecindad, muchas veces invadidos, pero también como invasores de los romanos. Los galos son uno de ellos.