Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


03 mayo, 2007

Oriente Helenístico

ALEJANDRO MAGNO: ORIENTE HELENÍSTICO
Bowen, James: El Oriente helenístico. Resumen para uso interno de la cátedra, por JCP

El imperio de Alejandro (pág. 196)

Las crónicas de la carrera de Alejandro son parciales y contradictorias. Entre las favorables está la del primer rey helenístico de Egipto, Ptolomeo I. Entre las hostiles estaban las de algunos atenienses opuestos a la política de Alejandro (además de los vencidos). Se suman innumerables leyendas. Logró unificar la cuna de la civilización al conquistar los valles del Tigris-Éufrates, el Indo y el Nilo.
Se fundaron muchas ciudades siguiendo las tradiciones cívicas griegas, basadas en el modelo de la polis, con el modelo ateniense de democracia mediante una asamblea popular o ekklesia y de un senado o consejo elegido. A estas instituciones típicamente helénicas le acompañaban el agora, el templo y el gymnasion.
Difundieron su lengua entre quienes no la hablaban, designados colectivamente como bárbaros – los que balbucean - .
Se le atribuyen más de 350 ciudades fundadas; sobresalieron Alejandría, Pérgamo, Antioquia.

Alejandría 201

La Atenas helenística continuó siendo centro de rivalidad entre las escuelas de filosofía y de retórica, que seguían impartiendo una enseñanza basada en las técnicas orales tradicionales. Los principios de observación y de investigación práctica que introdujera Aristóteles no ejercieron gran influencia en el mundo erudito de Atenas. Sin embargo, en Alejandría se siente su influjo, convirtiéndose en la capital de la investigación científica del mundo helenístico. Será la capital de nuevo saber, sobre todo en dos áreas concretas: la filología y las ciencias.

Alejandría se funda en el Fayum del Nilo, un lugar ideal por su emplazamiento: situada en una península fácil de defender, con buen puerto y abastecimiento de agua. Durante el reinado de los Ptolomeos se construyeron 5 grandes obras arquitectónicas: el Faro, el Museo con la Biblioteca, el templo, el palacio y la tumba de Alejandro.

El Mouseion o casa de las musas se convirtió en la institución educativa más importante del momento. Allí se albergaba a eruditos de todo el mundo que venían a contribuir con la educación. La Biblioteca contendría más de 200.000 libros, o según algunos más del doble. Inicialmente se recolectaban, catalogaban, restauraban y almacenaban manuscritos. Luego se empezaron a traducir obras, como la Biblia Judía, traducida al griego por 72 eruditos hebreos que trabajaron en el Mouseion. Se juntaron obras en distintos idiomas de la época y la vasta región helénica. Los trabajos de resención y autenticación dieron origen a actividades como la filología, la crítica textual y la gramática sistemática.205

Otras bibliotecas emularon la de Alejandría. La de Antioquia, Pérgamo (el pergamino habría tenido origen allí, a partir de piel de animales, para reemplazar al papiro cuando éste escaseaba), Rodas.

El saber alejandrino: las ciencias 208

El influjo del Museo no se limitó a la emulación de bibliotecas en el mundo helenizado, sino que contribuyó a determinar la dirección de los estudios, con su doble insistencia en la filología y en las ciencias.
Las ciencias, alejándose del estilo axiomático y deductivo de Atenas, se orientan hacia un método de tipo empírico e inductivo, permitiendo notables progresos en el conocimiento del mundo físico, en particular astronomía, geometría y aritmética, continuando las preocupaciones orientales asumidas por los griegos, aunque con una base más cuantitativa. También surgen la geografía y la medicina, con disecciones sobre cadáveres u observaciones sobre pacientes, aunque no siempre era posible superar el estilo libresco de aprendizaje del museo209.

La filología era inicialmente ‘amor al discurso científico’; luego pasó a designar el cultivo de la erudición literaria, abarcando todos los aspectos verbales de la filosofía y especialmente la lógica, además de la retórica y la gramática. La polémica de Platón no logró nunca la desaparición de la retórica, quedando como forma de expresión verbal. Aristóteles la incluyó en su filosofía, aunque sin asignarle papel en la búsqueda de la verdad absoluta. La gramática fue desarrollada ante la necesidad de poner reglas al griego culto ático usado para la literatura, diferente de los dialectos hablados o de las lenguas de los pueblos nativos (egipcios, hebreos, sirios, babilonios, etc.).

Configuración definitiva de la educación helenística:
La enkyklios paideia
216

La evolución cultural de la era helenística se refleja en la configuración definitiva del modelo de la educación griega. Desde el siglo II a.C. y hasta los siglos II y III de la era cristiana, el sistema educativo griego pagano se mantuvo relativamente inalterable, siendo adoptado (al menos inicialmente) su modelo con matices por los romanos y los cristianos. La Atenas de los grandes pensadores de la educación (Platón, Isócrates y Aristóteles) se convirtió básicamente en el modelo universal de la era helenística.
Precisamente, a pesar de la multiplicidad de ciudades y Estados, con sus peculiaridades, el modelo fundamental era el ateniense, basado en una secuencia de 5 etapas: hogar, escuela elemental o primaria (7 a 14 años), escuela gramatical o media (14 a 18), servicio militar – efébico – (19-20 años) y enseñanza superior en retórica o en filosofía. Las etapas estaban en relación con a los procesos naturales según la concepción tradicional en esa cultura.

Conflictos en la enseñanza superior 224

El programa de las escuelas primarias y medias fue aceptado aparentemente en forma unánime. La ES, por el contrario, fue objeto de conflictos constantes, en cuanto seguía la controversia entre la filosofía y la retórica. La misma institución de la ephebeia ateniense tuvo modificaciones en los estados helenísticos, pues los ejércitos profesionales de los macedonios se mostraron más efectivos. Por tanto, sin desaparecer la ephebeia, se dejó de insistir en la preparación militar y se centró el interés en los rasgos de carácter y en las funciones sociales.
“Toda la concepción de paideia, según la desarrolla especialmente Platón en su República, subrayaba el hecho de que carácter e intelecto son en muy buena parte susceptibles de formación y adiestramiento, en detrimento de la importancia otorgada al nacimiento y al linaje.[1] La ephebeia se convirtió, pues, en último término, en la vía de acceso a la ciudadanía. En todo el oriente helenístico la interpenetración racial, iniciado con Alejandro Magno, siguió revelándose atrayente para muchos indígenas, incluidos los judíos. El término ‘griego’ se convirtió así en un rasgo más cultural que étnico, dado que en estos estados multirraciales la ciudadanía había de depender de una cultura común, cultura otorgada por el estilo griego de educación” 225

Los Estados helenísticos[2] copiaron muy de cerca los modelos griegos originales: las nuevas ciudades estaban amuralladas, y los edificios públicos – templo, stoa, ekklesiasterion, bouleterion y gymnasion – se erigían en torno al agora, plaza del mercado y de las asambleas. El gymnasion era prominente, siendo la única institución construida con fines explícitamente educativos, siendo a la vez centro de la ES y de la ephebeia. Se agregan en los estados helenísticos baños calientes, probablemente influencia romana; su aparición supone un cambio a favor de las comodidades y en detrimento del ideal ascético de la ducha y la zambullida frías, típico de la Grecia del período helénico. A la vez, había lugares para masajes, mostrando interés de tipo más recreativo que el adiestramiento militar.
Profundamente significativa es la enorme atracción ejercida entre los indígenas por la lengua griega. La koine[3] se convirtió rápidamente en el idioma de los negocios y de la administración. Muchos judíos – la mayoría posiblemente de las clases educadas – aceptaron de buen grado la helenización. La única resistencia organizada al proceso de helenización entre los judíos la representa el grupo de los macabeos del siglo II a.C. Pero algunas de estas prácticas educativas suscitaron críticas ente los propios eruditos griegos como Luciano y Sexto Empírico. Luciano satiriza las prácticas de la gimnasia, en las cuales los jóvenes ‘se abrazan, se revuelcan y se arrastran como cerdos por el fango’, ridiculizando que eso sirva para forma al buen soldado.227 También, a pesar de ser profesor de retórica él mismo, retoma las críticas de Platón contra la retórica, aunque sus escritos están dirigidos a un público más popular.[4]
Sexto Empírico es un escéptico, de profesión médico. Para él el conocimiento es, por definición, exclusivamente sensible.
Luciano y Sexto Empírico representan distintas modalidades de oposición a las concepciones de la época.

Otros autores defendían la educación general griega, como se lee en el documento ‘La Educación de los Niños’ una brillante pieza literaria falsamente atribuida a Plutarco. Tiene un sorprendente paralelismo con los escritos coetáneos de Quintiliano. Propugna que desde la cuna se cree un ambiente educativo tendiente a la excelencia moral; más adelante será la filosofía la formadora, la piedra angular de la educación, no así la vida práctica y activa.231
El nombre enkyklios paideia significaba educación general, mostrando que había adquirido universalidad en el siglo I de nuestra era. Constituye la preparación para los ulteriores y fundamentales estudios filosóficos. Sin embargo, el autor reconoce que su programa no es universal, sino solamente para las clases acomodadas. 232
La obra es una continuación de la tradición platónica de la República, pero subrayando más en los aspectos personales que en los públicos o políticos.
El modelo helenístico de educación, encarnado en el concepto de enkyklios paideia, basado en la disciplina intelectual a partir del estudio analítico de la palabra escrita, constituyó la aportación final y definitiva de los griegos, pese al conflicto entre retórica y filosofía.
“Al organizarse en términos de unas instituciones formadoras y de un programa sistemático de estudios, la educación extendió su primitiva función socializadora y de formación práctica, para convertirse en promesa de desarrollo personal y en intermediaria de una cultura que rebasaba ampliamente los límites de la filiación étnica y local. Gracias a la educación se debilitaron las estrechas fronteras de la tribu y el poblado, y la posibilidad de una comunidad social más amplia – prefigurada 1500 años antes con el intercambio de escribas entre loas antiguas culturas orientales – se convirtió en realidad.” 233
...
En el siglo II a.C la filosofía era ya relativamente popular, y había penetrado al menos en el sector más informado de la opinión pública.. Por otra parte, existía ya una conciencia de la tradición ‘clásica’, especialmente en el Oriente helenístico, procurando preservar las tradiciones de semejante educación.
“En el siglo I a.C , el conflicto ático-asiático se presentaba de hecho como una feroz controversia entre aquellos que trataban de mantener la pureza del estilo ático y aquellos que – en Oriente sobre todo – eran acusados de amaneramiento y tildados de asiáticos. En este esfuerzo de los griegos por preservar su herencia cultural, la educación se hizo formalizada y mimética y, paradójicamente, incoherente consigo misma. Porque, en efecto, a la conservación de los elementos míticos homéricos se añadía el mantenimiento de las ya famosas doctrinas filosóficas y retóricas y del ingente corpus de las enseñanzas clásicas, convertidas en objeto de veneración con el paso de los años y con su trasplante a las nuevas ciudades y Estados. Dentro de todo este contexto, lo más destacado desde el punto de vista educativo fue el éxito que acompañó al proceso de comunicación y de transmisión de esta herencia: el sistema educativo se reveló de una eficacia extraordinaria para la reproducción del espíritu griego.” 233

Glosario:
Atico. Lengua griega culta hablada en la Atenas del siglo de oro y después seguirá como idioma literario predominante en el período helenístico.
Enkyklios paideia Nombre dado a la educación general en la obra falsamente atribuida a Plutarco y genéricamente a la educación del período helenístico. (Bowen 231)
Koine. Dialecto griego popular derivado del ático literario, evolucionando con rapidez como lengua viva. En el período helenístico se convirtió en el lenguaje de los negocios y la administración de los pueblos conquistados. (Bowen I: 213, 226)
Helénico: Perteneciente o relativo a Grecia
Helenístico. Período de expansión de la cultura griega por Oriente, a favor de las conquistas de Alejandro Magno. V: Oriente helenístico, (Bowen 196 y subsiguientes)
Macabeos. Tribu dentro del pueblo judío que participó en una rebelión contra las autoridades
Ptolomeos. Dinastía de Egipto instaurada durante el período helenístico.


Consignas de trabajo:
q Apoyándose en el texto leído, reflexione sobre el valor de la educación como transformadora o como conservadora de tradiciones.
q En el film de Oliver Stone (Alexander) se ven numerosas pinceladas de la vida del conquistador. Recuerde y discuta cuáles de ellos corresponden a hechos contados por los historiadores y cuál es la influencia en la educación.
q
[1] Vemos cómo la discusión Nature vs Nurture estaba ya presente en los griegos (JCP). Pero no debe confundirnos la defensa que Platón hace de la educación del intelecto y el carácter al conocimiento de la verdad, pues ésta no puede enseñarse: sólo se puede tener reminiscencia.
[2] No confundir helénico (Grecia clásica) con helenístico (Oriente conquistado por Alejandro). (Nota JCP)
[3] Koine. Dialecto griego popular derivado del ático literario, evolucionando con rapidez como lengua viva. En el período helenístico se convirtió en el lenguaje de los negocios y la administración de los pueblos conquistados. (Bowen I: 213, 226)
[4] Bowen reproduce una larga cita de la obra ‘El maestro de retórica’ de Luciano