Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


16 febrero, 2011

"FERRER Y GUARDIA: pedagogo, anarquista y mártir" por Juan Avilés


FERRER I GUARDIA
por Juan Avilés Farré

AVILÉS FARRÉ, Juan (2006): Francisco Ferrer y Guardia: pedagogo, anarquista y mártir.  Madrid: Marcial Pons Historia. Googler Books recup 14.2.2011 (Vista parcial) en: http://books.google.com/books?id=vXdC5P9-g80C&lpg=PP1&hl=es&pg=PP1#v=onepage&q&f=false  Comentario: Juan Carlos Paradiso

Un libro exhaustivo (aunque quizás nunca definitivo) sobre el conocido Francisco Ferrer i Guardia, llevado al panteón (agregaríamos, de gala) imaginario de las izquierdas por su fusilamiento en la España de 1909. El autor intenta tomar un punto de vista crítico, asumiendo que tanto derechas como izquierdas crean sus mitologías. Con respecto a Ferrer, tras varios años de investigación en archivos y bibliotecas de España, Francia, Bélgica, Holanda y los EEUU, pudo reconstruir numerosas facetas de su vida: su actividad pública como pedagogo, su actividad clandestina como revolucionario e incluso algunos aspectos de su vida privada, en especial los relativos a sus amores y su fortuna. Cree haber develado en buena medida ‘el misterio de Ferrer’, destacando en el título sus rasgos más destacados. ¿Tuvo o no Ferrer participación en los atentados o en los hechos de la Semana Trágica catalana? ¿Fue instigador?: Ferrer tenía tales convicciones revolucionarias que hubiera podido aceptar la violencia popular. Tampoco admite que hubiera sido un gran pedagogo, ni aportó ideas originales al pensamiento educativo, pero la Escuela moderna que fundó, con sus contradicciones y limitaciones, aportó algo nuevo en la España de la época.
En su extenso libro (299 páginas) hace un lugar para la reflexión general sobre la importancia de los mitos en la Historia: “Para entender el devenir histórico, hay que prestar tanta atención a los mitos como a las realidades, porque, en cierto sentido, los mitos son realidades. Las creencias, las imágenes, las ideas, las frases hechas, toda la variedad de representaciones mentales que pueblan nuestros cerebros, condicionan nuestra conducta y se convierten por ello en un agente transformador de la realidad”. En la actualidad esta cuestión es el objeto de una nueva disciplina, llamada memética, a partir del concepto de meme, introducido por R. Dawkins. Esta posición justifica que este libro se mueva en un doble registro: de los hechos en sentido clásico (que investiga y reconstruye ‘como en una novela policíaca’) y de aquellos hechos particulares de las representaciones mentales, los memes, especialmente los de las creencias falsas y los mitos. Los mitos contrapuestos de la izquierda y la derecha, que en buena medida se alimentaban recíprocamente, juegan un papel destacado en el libro. Incluido ese tipo de mito que son las teorías de la conspiración, es decir la creencia en poderes ocultos que gobiernan en mayor o menor medida el mundo. Ni la Semana Trágica ni la matanza de clérigos en 1936 ocurrieron por casualidad, sino que respondían a convicciones fuertemente arraigadas en la izquierda. Por otra parte, la derecha católica (una expresión algo redundante en la España de hace un siglo, donde no existían ni izquierda católica ni derecha laica) creía en una teoría de la conspiración que atribuía a la masonería, en conexión con el judaísmo y posiblemente inspirada por Satanás. Republicano, librepensador, masón y anarquista, subversivo (y millonario) Ferrer estuvo en el ojo de ese huracán mítico.
La figura está proporcionada por el buscador de Google.

No hay comentarios.: