Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


26 mayo, 2007

De gremio a logia: francmasonería

(¿la madre de San Martín : Cómo se llamaba? Ah! Eulogia Lautaro)
Masonería. Desde la Edad Media existían en Inglaterra cofradías o logias de albañiles (masons, del francés maçon) que gozaban de un prestigio profesional notable. Organizados en diversas categorías, una de ellas era la de los que trabajaban la piedra blanda o de adorno, llamada freestone, de donde surgió el término free-mason o francmasón. Originariamente se trató de una denominación gremial corriente. Pero en el siglo XVII en estas logias empezaron a aparecer personas sin relación con el oficio, «adoptados», que participaban en las ceremonias del gremio y en sus discusiones. Conforme decaía la masonería profesional («operativa»), cobraban más relieve los masones adoptados, hasta que en 1717 se constituyó en Londres la primera logia masónica «especulativa». Esta nueva masonería mantuvo muchos de los símbolos y rituales de la anterior. Así, las «tres luces» que inspiraban a los masones eran la escuadra, el compás y la Biblia. La ceremonia de ingreso en la logia comprendía un juramento de secreto que ha dado pie a muchas leyendas pero que en realidad recogía una fórmula completamente habitual en la Inglaterra medieval y moderna. Asimismo, los masones se organizaban en grados a la manera del antiguo gremio de albañiles: aprendiz, compañero y maestro. Otros símbolos masónicos enlazaban con las corrientes de pensamiento pitagórico o hermético; tal es el caso del triángulo y el número tres, símbolo de perfección y armonía. Pero lo realmente importante en la masonería del siglo XVIII fue el clima de tolerancia y fraternidad que creó entre sus miembros. Europa salía entonces de casi dos siglos de guerras religiosas y alteraciones políticas, que habían creado barreras infranqueables entre las distintas religiones y grupos sociales. A comienzos del siglo XVIII, muchos hombres anhelaban un ámbito de encuentro en el que poder dialogar libremente y trabajar por el bien de la humanidad. La masonería les ofrecía esta oportunidad, y eso explica su expansión fulgurante por todos los países de Europa e incluso por América. Al ingresar en la logia, los masones juraban su compromiso para construir un nuevo mundo basado en la sabiduría, la fuerza y la belleza. Fuente: National Geographic http://www.historiang.com/articulo.jsp?id=469074 Figura: Escuadra y compás es quizás el más conocido emblema masónico (de Wikipedia)