Seguidores y subscriptores


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN


27 octubre, 2005

Mesopotamia: Jardín del Edén

Nota: El contenido de este archivo se basa en el siguiente video de R. Gardner: 

Gardner, Robert (Director) (1995): Mesopotamia, retorno al Edén (TV Serie: Lost civilizations) Video, Time-Life. (Gardner ganó 3 premios Emmy, uno de ellos precisamente por este documental). Resumido y comentado por J.C. Paradiso para uso de la cátedra. (Duración: 48 minutos)

El Jardín del Edén es una historia que se encuenta como origen mítico de varias civilizaciones. La ira de Dios y el paraíso perdido. Existe algo de veracidad en estas grandes historias?: Existió un lugar como el Edén?.

Hoy, la búsqueda por estas regiones nos lleva a una tierra seca y despoblada: la Mesopotamia: Babilonia, Asiria y Sumeria florecieron en esta región.

En la Mesopotamia se sembraron las primeras semillas de la civilización humana y florecieron tres de las civilizaciones más importantes del mundo antiguo. Entre sus ruinas, se han buscado desde hace tiempo las respuestas a las incógnitas más profundas de la Biblia. La presentación del video es un recorrido hacia atrás en el tiempo: primero a Babilonia (en realidad la última de estas civilizaciones perdidas), después a los Asirios (más antiguos), feroces maestros del arte de la guerra y finalmente a un punto tan distante en el pasado … que sólo el Edén podría haberlo precedido: a Sumeria y la creación de la propia civilización humana.

Hace más de 6.000 años, esta tierra rica, situada entre los ríos Tigris (al Norte) y Eufrates (más hacia el Sur) vio nacer a las primeras civilizaciones. El nombre Mesopotamia fue aplicado por los griegos al territorio que corresponde al actual Irak. Destapando las capas de historia que se encuentran aquí, podemos descubrir los orígenes de nuestras leyendas más antiguas y viajar hasta las raíces más profundas de la fe de las tres religiones monoteístas más importantes de la actualidad.

Pero la serie de descrubrimientos empieza en el desierto de Judea, en el lado Occidental del Mar Muerto, donde hay muchas ruinas prehistóricas y tumbas de pobladores antiguos, entre las cuales de cuentan las ruinas de Jericó – actualmente Jordania – y numerosas cuevas y tumbas de asentamientos esenios.  

En 1947 centró la atención en la arqueología y en la Biblia. En 1947 un descubrimiento casual en Qumrán[1], a unos pocos Km de Jerusalén, dos pastores beduinos pasean con sus cabras por los precipicios y advierten una cueva pequeña en una pendiente rocosa de un monte. Ascienden intrigados y dentro de ella se descubren fragmentos de rollos de escritura, ollas antiguas, y unas hojas de papiro intactos desde la época de Jesús. Son escritos de los Esenios, una secta de judíos: serían conocidos en todo el mundo como los manuscritos del Mar Muerto. En otras cuevas de la zona se desenterraron cientos de rollos de escritura. Uno de ellos se confirmó como la versión más antigua del viejo Testamento. Contenía los primeros 5 libros de la Biblia, conocidos por los judíos como la Torá. Se desata una gran polémica internacional. Se considera uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de la historia. (Figura tomada de Wikipedia: Cuevas vecinas a Qumrán).

Son preciosos para los judíos porque son de una tribu judía, y también para los cristianos, porque son contemporáneos de Juan Bautista y de Jesús. En realidad, tendríamos que admitir que están precisamente escritos en la época en la cual Jesus, judío (Jeshua en arameo) comienza a enseñar sus doctrinas renovadoras.

La Biblia como texto histórico.

Una torá tradicional siempre se escribe a mano; las palabras se pronuncian en voz alta mientras las apunta el escriba, convirtiéndose así en una oración viva. Cada Tora se considera sagrada desde el principio de su realización. Pero la exactitud histórica de la Biblia no ha sido fácilmente comprobada, tarea en la cual los esfuerzos todavía continúan. Algunos de los libros de la Biblia son excelentes textos históricos; son los más antiguos que tenemos y son bastante precisos, pues tenemos referencias recíprocas de otras fuentes y son muy parecidas.

Si bien la búsqueda de los lugares mencionados en la Biblia es antigua [1] los modernos arqueólogos le dan otro alcance. Los ‘arqueólogos bíblicos’ serán una legión semejante a los que protagonizaron la fiebre del oro en California. Las naciones europeas muchas veces enfrentadas politicamente, rastreaban y excavaban en Medio Oriente por su patria (distinta) y por Dios (un Dios común a todos, aunque con variantes en sus confesiones). Una de las batallas políticas más célebres despertada por los descubrimientos fue el de la célebre piedra Moavi.

Piedra Moavi. En 1868, en el interior de la tierra de Moav [2] El reverendo Friederick August Kline (?), un misionero, es conducido por lugareños hasta una piedra grabada, una entalladura de basalto. La tabla contenía inscripciones que Kline calca rudimentariamente sobre un papel. En Jerusalem se genera gran revuelo. La escritura en la piedra, hasta entonces en un idioma desconocido para el religioso, se acepta como un relato de una batalla también descrita en la Biblia, escrito por un rey de Moab. Por primera vez los europeos tenían un relato bíblico narrado en una piedra antigua. Existían dos fuentes que describían el mismo suceso, y esto dio mayor convicción a los creyentes. Muchos quisieron comprar la piedra, pero los beduinos desconfiaban, porque habían sido estafados en más de una oportunidad en hallazgos similares. Finalmente la quemaron y la despedazaron porque pensaron que tendría oro.

Esto fue una gran pérdida. Pero la propia Biblia indicaba dónde se podía seguir buscando: en un punto más remoto, el gran imperio babilónico, hasta el mismo momento del nacimiento de la Biblia.

La atención se desplaza a Babilonia. Es el año 586 aC., los ejércitos de Nabuconosor, rey de Babilonia, invaden Jerusalem con una furia sin precedentes. Faltan casi 6 siglos para que nazca Jesus. La Biblia describe el ataque de los babilónicos: se saquearon casas, se prendió fuego al templo del rey Salomón, quedando totalmente destruido. 10.000 presos israelitas fueron trasladados encadenados a Babilonia, cruzando más de 500 millas a través del desierto, siguiendo las antiguas rutas del comercio, a través de la actual Jordania, Siria e Irak hacia Babilonia. En el salmo 137, los israelitas se lamentan “junto a los ríos de Babilonia llorábamos y estábamos sentados al acordarnos. ¿Cómo habríamos de cantar el canto de Yavé en tierra extraña?”. [3]

Judíos en Babilonia. Al entrar a Babilonia, los judíos quedaron impresionados por la grandeza de las construcciones.[4] Al lado de la modesta ciudad de Jerusalem, Babilonia era la majestuosa capital del mundo antiguo. Los judíos cautivos en Babilonia entraron en un entorno cosmopolita. Se encontraron en un crisol de razas y lenguas. Babilonia, la madre de las meretrices e idolatrías de la tierra. Pero a pesar de todas las idolatrías, o debido a ello, aquí la Biblia se convirtió en libro. Amenazados por una nueva cultura poderosa, aunque tolerante en cuanto les permiten continuar con sus tradiciones, los escribas hebreos se apresuraron a conservar la identidad judía. A lo largo de 3 generaciones, los escribas unificaron la tradición oral, las escrituras nuevas y los textos sagrados en un solo manuscrito: nació la Biblia; la Biblia se convirtió en libro, gracias a que los escribas pudieron trabajar en un ambiente relativamente tolerante, donde pudieron estudiar sus propiso libros y mantener su cultura y religión. 

La cultura babilónica llegó a influir profundamente en el trabajo de los escribas israelitas. La Biblia llegó a incorporar cuentos y tradiciones de Babilonia y tradiciones mesopotámicas de civilizaciones todavía más antiguas.

Los templos, el palacio de Nabucodonosor son sus jardines colgantes, la puerta de Ishtar, hacía sentir a las personas que se hallaba frente a algo poderoso.

Fue aquí, según cuenta la Biblia, donde uno de los monumentos más extraordinarios del mundo antiguo “tocaba el cielo”: la torre de Babel. La búsqueda de la torre de Babel también se convirtió en una meta importante de los arqueólogos bíblicos. Robert Koldeway propuso la posibilidad más interesante a principios del siglo XX descubrió un barranco con ladrillos antiguos. (Ver abajo)

El código de leyes de Hammurabi, escrito 1200 años antes del apresamiento de los israelitas. El código fue encontrado en una piedra tallada, perdida durante cientos de años, la cual volvió a aparecer a finales del siglo XIX, conteniendo uno de los documentos jurídicos más importantes de todos los tiempos, precursor de los códigos legales que se detallan en los libros Éxodo, Levítico y Deuteronomio.

Las sociedades que sólo transmitían sus conocimientos y leyes oralmente, cuando las ponen por escrito adquieren mayor poder. El código de Hammurabi ha tenido gran influencia en casi todas las civilizaciones que siguieron a Babilonia. Hoy en día, incluso algunos de sus ritos más antiguos sobreviven en su forma original.

Hammurabi describía el Rito de la ordalía, prueba dolorosa (se les quema la lengua con una cuchara pasada por el fuego a los acusados de algo ilegal). En algunas tribus beduinas todavía se practica el rito. Estos hombres deben someterse a la ordalía o por defecto ser considerados culpables. El mubashi examina las lenguas chamuscadas y determina el destino de los hombres: inocente o culpable.

Las tablas de Moisés escritas por un fuego divino. Las leyes de Hammurabi alcanzan el presente a través de la Biblia, como en los 10 mandamientos, pero son sólo el principio de una serie de principios del Viejo Testamento. En estas leyes se oye claramente la voz de Hammurabi. Hammurabi puso por escrito leyes mucho más antiguas, como por ejemplo: “ojo por ojo, diente por diente”.

Los Asirios

Babilonia estuvo precedida por el imperio brutal de Asiria, lugar que la Biblia llamó “una tierra bañada en sangre”. De los ejércitos de Mesopotamia que arrasaron el mundo antiguo, los Asirios son los más letales, su tiranía y opresión las más despiadadas. 100 años antes de la toma de los presos israelitas por Nabucodonosor, la Biblia cuenta que el rey de Asiria Sanavi (¿Sanedi?) atacó la tierra de los israelitas. En el 2º libro de los reyes los israelitas se lamentan: qué han hecho los asirios con nuestras tierras, están totalmente desvastadas!. Su máquina de guerra era muy eficaz; en sus palacios los asirios describen las guerras en términos vanagloriosos. Llegó a ser el imperio más grande del mundo.

No se conocía mucho de este imperio, ni siquiera su gran capital, Nínive, pero en 1852, las ruinas fueron exploradas por el arqueólogo Austen Henry Layard.

En el Norte de Irak estaba el Palacio Real de Nínive escondido a la vista durante 1000 años. Suponía otra confirmación de la exactitud histórica de la Biblia. Pero el descubrimiento más trascendental fue la gran biblioteca de Nínive, una colección de 22.000 tablas de barro labradas con la escritura cuneiforme de los asirios. Se revela un mundo patriarcal donde los plebeyos y las mujeres ocupaban un bajo nivel social. Pero en este mundo despótico aún las mujeres tenían ciertos derechos, como estipular en su contrato de matrimonio que su marido no tuviera otras mujeres. Pero además, las reinas disfrutaban de privilegios. En 1989 un hallazgo asombroso en el Palacio antiguo de Nemroth, en el Norte de Irak, el descubrimiento más importante desde la tumba de Tutankamon. Entre muchas joyas se encontaron los restos mortales de al menos dos reinas, enterradas hace más de 2000 años atrás. Junto a las joyas y las 2 reinas enterradas, la maldición: “Si alguien me saca de mi tumba … que los grandes dioses del infierno castiguen su cuerpo …”

Los asirios a la conquista. En el año 701 a.C. el rey Sanedi atraviesa el desierto en marcha hacia el Mediterráneo. Los asirios en su marcha conquistaron Israel, especialmente destruyen la ciudad de Laquish, descrita por la historia y también por la Biblia. Desde Jerusalén, el rey judío Hedekiá, sabía que un ataque era inminente, e hizo construir un acueducto subterráneo en caso de ser cercados. La Biblia cuenta que Dios salvó a Jerusalén y el rey Asirio volvió avergonzado a su tierra. La versión del conflicto escrita por Sanedi se halló en un prisma de barro. La versión es idéntica a la bíblica, aunque refleja el punto de vista opuesto. (Ver Isaías cap. 6º). Finalmente, en represalia, la Biblia cuenta que Dios (Yavé) destrozó Nínive, el trono de los poderosos reyes asirios.

Pero mucho antes Yavé había arrasado una civilización entera. No se menciona su nombre en la Biblia, pero se llamaban Sumerios y fueron los primeros en contar la historia de una gran inundación. Es la historia de Noé, un cuento primordial. Se halla también en otro texto antiguo descubierto en Sumeria. A principios del siglo XX se tradujeron algunos textos mesopotámicos. La primera epopeya del mundo es el relato del rey mítico Gilgamesh. El cuento, de una inundación desastrosa, precede a la versión bíblica al menos en 2000 años: “Durante 7 días y 7 noches el Diluvio barrió la tierra. La gran arca fue desplazada de un lado a otro por los ventarrones”. En la versión de Gilgamesh, el arca se encalla contra una montaña. El marinero suelta pájaros, así que el relato tiene un fin misteriosamente similar al de la Biblia. Es un cuento fabuloso.

Hace más de 5000 años la historia de un gran diluvio se contó aquí por primera vez, en las antiguas ciudades de Sumeria: Uruk, Erido[5] y Ur. En Sumeria encontramos los orígenes de todo aquello que marca la civilización. Ellos inventaron el gobierno, la rueda y la jardinería. Sumeria fue la primera civilización de la Tierra. En una tierra sin piedras, los sumerios inventaron ladrillos de barro, como los actuales. Y de estos sencillos bloques erigieron los primeros grandes monumentos, llamados Zigurats, templos imponentes, algunos de los cuales alcanzaron gran altura. Inventaron el minuto de 60 segundos. Incluso identificaron lo que hoy llamamos el adolescente problemático (ver el texto de Kramer):

(Texto original sumerio)

“A dónde has ido? –

No he ido a ningún sitio.

Si nos has ido a ningún sitio porqué pierdes el tiempo? Vete a la escuela! Haz tus deberes, escribe tu tablilla ¿has entendido?

Conocemos de ellos por el invento de la escritura. Hace 5000 años un sumerio grabó sus historias en unas tablillas de barro proporcionando datos sobre el nacimiento de la civilización. En cuanto a su personalidad eran en muchos aspectos parecidos a nosotros: les gustaba beber cerveza, algunos escribían poesías, relatan cómo se preparaba una mujer para su amante.

El centro de la civilización sumeria era la ciudad perdida de Ur, en un tiempo conocida como la ciudad de nacimiento de Abraham, el primero de los patriarcas de la Biblia. Recordemos que Abraham es reconocido por las tres religiones – judíos, cristianos y musulmanes –. Ue es el paradigma de la ciudad bíblica en términos arqueológicos, porque aquí se realizó una de las más célebres excavaciones de los años 20 y 30, por un extraordinario arqueólogo británico llamado Leonard Wulli. La ciudad de Ur, en las manos de Wulli, resucitaba. (cap 15). A Wulli le había llamado la atención una capa de sedimento que estaba en un determinado nivel de las ruinas. Su esposa fue quien sugirió que esa capa de sedimento era prueba del diluvio. Se vendió Ur como la prueba del diluvio en el sur de Irak. Aunque faltaban pruebas irrefutables, era como si la ciencia y la Biblia se hubieran unido en el desierto desolado del sur de Irak.

Luego Wuli realizó un descubrimiento indiscutible: las tumbas reales de Ur. Excavando en el barro desenterró 74 esqueletos bien ordenados, todos enterrados al mismo tiempo. El entierro contó la asombrosa historia del viaje final de un rey y los que le acompañaron a la vida futura. De este hallazgo Wuli desarrolló una tesis muy interesante de los entierros. Después de colocar al rey en una cámara grande, la corte entera entró al recinto, todos se pusieron en fila, quizás tomaron un veneno y se acostaron para morir con el rey.

De esta manera el príncipe se fue a su tumba acompañado por todos sus seguidores. Éste se ha convertido en una de los grandes descubrimientos. Es un gran relato de un entierro de la arqueología y de la historia antigua. El descubrimiento de las fosas en Ur constituyó un triunfo para la arqueología. Rebeló secretos antiguos de la primera civilización. Donde la arqueología termina, la epopeya de Gilgamesh proporciona las huellas finales. Las huellas que nos llevan a un jardín que algunos llaman el paraíso.

El jardín del Edén. Al principio Dios creó el cielo y la Tierra … De este tipo de mitos hay en casi todas las civilizaciones. Como también suele haber un mito de la búsqueda del paraíso … En la antigua epopeya sumeria de Gilgamesh, el paraíso se llama Dilmun[6]  Es allí donde el sobreviviente del Diluvio se va a vivir. Dilmun figura en las leyendas de Mesopotamia como una especie de Jardín del Edén. Un lugar de un intenso verde, con agua abundante. Un lugar perfecto. Sin embargo también es el territorio de una serpiente. En la epopeya la serpiente roba la flor que otorga la inmortalidad. Como Adán, Gilgamesh ha de dejar el jardín y morirse. Parece que la idea de paraíso es universal. Pero: ¿en qué se basa? Las huellas indican un lugar encantado pero real, 400 millas al sur de la antigua ciudad sumeria de Ur se encuentra la isla de Barain o Bahrain /barein/. Era una importante plaza de mercado en las rutas que atravesaban los desiertos áridos y los mares salados de Mesopotamia. Hoy en día es mucho menos que un paraíso. Pero hubo un día en que era floreciente. Tenía agua abundante y, como resultado, vida. Hace mucho tiempo esta isla era Dilmun. Pero ¿era el paraíso? En comparación con el desierto que lo rodea parece ser que sí. Allí se encontraron miles de esqueletos enterrados, que mostraron que esa gente vivía bien, y más sana. Además había serpientes embalsamadas, todo datado de hace más de 4000 años.

Podemos pensar que éste era el paraíso, aquí la fe y la razón se separan. 

 

Glosario

Esenios. Secta judía, cuyo origen se remonta al movimiento 'hasideo' de la época de la dominación seléucida (más de 100 años adC). Fueron contemporáneos de los saduceos y los fariseos. El Talmud los llamó "bautistas matinales" y los árabes los llamaron "de las cuevas". Se ha especulado con que Jesús y Juan el Bautista tenían relaciones con ellos o incluso pertenecían a la secta. Entre ellos ver se ha querido el germen del cristianismo y Renan llegó a escribir que "el cristianismo fue en gran medida el esenismo triunfante". (De Wikipedia). Voltaire los estudia en su ‘diccionario filosófico’ aunque sobre ellos se conocía poco hasta que se descubren los rollos del Mar Muerto en el siglo XX.

Hammurabi. Código de leyes de Hammurabi. Recoge tradiciones más antiguas de la región y luego se prolonga en la Biblia, que toma algunos de sus preceptos.

Manuscritos del Mar Muerto. Colección de casi 800 escritos de origen judío, escritos en hebreo y arameo por miembros de la secta de los esenios, encontrados en once grutas en los escarpados alrededores del mar Muerto. Los primeros rollos se hallaron en una gruta en Qumrán (Rollos de Qumrán) a orillas del Mar Muerto) en 1947 por dos beduinos. Se dice que algunos fueron usados en una hoguera para calentarse, al carecer del conocimiento de la importancia del hallazgo. Estos rollos fueron vendidos a un anticuario, extraviándose algunos en Egipto y otros en EEUU. Posteriormente se publicaron copias de los rollos, causando un masivo interés que llevó al hallazgo de otros 600 pergaminos y cientos de fragmentos. Su antigüedad permite estudiar importantes fuentes cristianas. La mayoría de los manuscritos datan de entre los años 250 aC y 66 dC, incluyendo los textos más antiguos en lengua hebrea del Tanaj o Antiguo Testamento. Se cree que fueron ocultados por los esenios debido a las revueltas judías contra los romanos en esos años. Figura: Cuevas cercanas a Qumrán (todo de Wikipedia). Ver video: Los manuscritos del mar muerto.

Torre de Babel. (Blázquez Martínez) Ya el Génesis (10.10; 11.9) menciona la ciudad: «En Babilonia Yahvé confundió las lenguas de la tierra toda, y de allí los dispersó por la faz de toda la tierra». Los grandes profetas de Israel condenan la ciudad por su soberbia y corrupción, así se lee en las obras de Isaías (13.11.19; 14.11-14; 47.5-6), de Jeremías (59.23-24; 51.25), de Baruc (6.42), y de Habacuc (1.6-10). En el Nuevo Testamento es figura de la «gran prostituta» (IPe 5.13; Ap. 15.5; 19.2).

 

 



[1] La pronunciación suele ser /kun rum/ Usaremos estos signos fonéticos // para indicar la pronunciación de las palabras menos conocidas en nuestra lengua (JCP)



[1] La misma Santa Elena, madre de Constantino buscó y creyó haber encontrado la tumba de Jesus.

[2] La tierra de Moav (Moab en otras versiones) es mencionada en la Biblia. La Torá finaliza con los siguientes versículos: "Y Moshé el servidor de Dios murió allí en la tierra de Moav, de acuerdo con la palabra de Dios. Y Él lo enterró en un valle en la tierra de Moav, opuesto a Bet Peor; pero ningún hombre conoce su tumba hasta este día. Y Moshé tenía ciento veinte años cuando murió; sus ojos no estaban débiles, ni su fuerza natural disminuida. Y el pueblo de Israel lloró por Moshé en las llanuras de Moav por treinta días; y los días de llanto y duelo por Moshé terminaron. E Iehoshúa el hijo de Nun estaba lleno de espíritu de sabiduría, pues Moshé había puesto sus manos sobre él; y el pueblo de Israel lo escuchó, e hicieron como D'os le ordenó a Moshé. Y no ha habido desde entonces en Israel un profeta como Moshé, con quien D'os habló cara a cara. Y todas las señales y las maravillas, que Dios le ordenó hacer en la tierra de Egipto al Faraón, y a todos sus sirvientes, y a toda su tierra, y toda esa mano poderosa, y todos los grandiosos e increíbles actos que Moshé realizó a vista de todo Israel". De: http://www.aish.com/espanol/shabat_shalom/kahn/576354_vezot_habraja.asp

[3] La ópera Nabucco de Verdi toma de este momento de la historia bíblica su argumento. El famoso coro ‘Va pensiero’ es de una belleza extraordinaria, con los judíos cantando a orillas de uno de los ríos mesopotámicos.

[4] En el video se reproduce una célebre parte de una película de Griffith: Intolerance

[5] También se puede encontrar escrito como Eridu

[6] Ver libro de Kramer, capítulo XXI: Paraíso: los primeros “paralelos” con la Biblia en el sitio http://ar.geocities.com/bastadecopywright/La_historia_empieza_en_Sumer/xxi.htm

1 comentario:

Paradiso dijo...

Agradeceremos comentarios acerca del proyecto, así como datos que puedan ser de interés
Juan Carlos Paradiso
yoniparadiso@hotmail.com